UNA MUY BUENA NOTICIA PARA VUESTRO MEJOR AMIGO

Muchos de vosotros seguro que ya conocéis la Leishmaniosis, la llamada "enfermedad del mosquito". Pues bien, por fin ya ha llegado lo que todos estábamos esperando: LA VACUNA CONTRA LA LEISHMANIOSIS! 

Ante todo, para quien no lo conozca, haremos un breve resumen de esta enfermedad mortal que afecta a nuestros perros.

Una enfermedad mortal

La leishmaniosis canina está causada por un parásito microscópico del género Leishmania, que se transmite por la picadura de un pequeño insecto (el flebótomo o "mosca de la arena"), a menudo llamado incorrectamente mosquito. Puede afectar a diversos animales, incluso los humanos, y es potencialmente mortal para todos los perros expuestos a flebótomos.

El riesgo de leishmaniosis es el mismo para perros machos que por hembras, pero algunas razas como el Bóxer, Cocker Spaniel, Rottweiler y Pastor alemán parecen ser más susceptibles que la media a padecer la enfermedad sintomática.

Los primeros datos sobre leishmaniosis se registraron hace más de 100 años. Actualmente, sólo en Europa, hay más de 2,5 millones de perros infectados. Síntomas y signos de alarma

Los síntomas de la leishmaniosis canina no son siempre evidentes, pero los signos de alarma evidente son la fiebre, caída del pelo (sobre todo alrededor de los ojos), pérdida de peso, úlceras en la piel y crecimiento anormal de las uñas.

Los órganos internos también pueden quedar afectados y, en algunos casos, causa anemia, artritis, insuficiencia hepática e insuficiencia renal grave.

El ciclo biológico

El flebótomo hembra es el único que transmite la enfermedad. Cuando pica a un portador, este insecto se infecta con el parásito, que desarrolla un ciclo hasta volverse infestando, que acaba siendo inoculado en un animal huésped.

Los perros son especialmente vulnerables a la picadura de los flebótomos en las horas del día que son más activos, es decir, de la noche hasta la madrugada. ¿Cómo diagnosticar la leishmaniasis?

El periodo de incubación de la leishmaniosis es muy variable, lo que quiere decir que antes de vacunar a un perro, se someterá a algunas pruebas para confirmar que está sano.

Cataluña es una zona endémica

Los flebótomos son habituales en el sur de Europa, especialmente los países y regiones de la cuenca mediterránea que son áreas de un riesgo muy elevado. Cataluña es una zona altamente expuesta. La leishmaniosis es especialmente activa en casi toda España, Portugal, Italia, Grecia y el sur de Francia.

Ahora mismo, más de dos terceras partes de los perros del sur de Europa están expuestos a la infección, pero con tendencia a expandirse hacia el norte, sobre todo por el cambio climático y el creciente número de personas que viajan con sus perros.

¿Qué puedo hacer para proteger mi perro?

Ya que la infección se transmite a los perros por la picadura de flebótomos infectados, la mejor protección consiste teóricamente en la prevención completa del contacto con este insectos parecidos a mosquitos durante toda la vida del animal. Pero esto, aunque es el único sistema de prevención que hemos tenido hasta ahora, es casi imposible de conseguir para los perros que viven en áreas endémicas.

La reducción de los hábitats de los flebótomos, la reducción del contacto físico teniendo los perros dentro de casa la noche hasta la mañana, y la utilización de productos insecticidas o repelentes, ayuda mucho a reducir la tasa de animales infectados.

Pero no era suficiente. Ahora disponemos de un nuevo nivel de protección para nuestros perros. Durante 20 años, los científicos han estado trabajando con tecnologías de vanguardia para proteger a los perros frente a este parásito mortal.

Ahora, y por primera vez, hay una vacuna contra la leishmaniosis canina disponible en Europa.

¿Y esta vacuna, funciona?

Esta vacuna no es una vacuna normal. No es una vacuna con la que queremos conseguir que el perro haga muchos anticuerpos para combatir la enfermedad. Más bien lo contrario.

Un animal, cuando un parásito entra en su cuerpo, puede desarrollar dos tipos de inmunidad:

* la inmunidad que se llama celular: el sistema inmunitario fabrica células que "matan" otras células infectadas o células tumorales.

* la inmunidad llamada humoral: el sistema inmunitario fabrica miles de anticuerpos para combatir la infección.

Precisamente los perros que desarrollan inmunidad celular son los que son capaces de combatir la leishmaniasis y son considerados resistentes a la enfermedad. Y eso es lo que hace esta nueva vacuna. Estimular la inmunidad celular de los perros para que ellos mismos puedan vencer la enfermedad.

De hecho, su eficacia ha sido demostrada en "condiciones extremas". Se han hecho pruebas de campo con perros, unos vacunados y otros no, situados en el exterior durante dos años, en áreas altamente endémicas, sin tratamientos repelentes ni insecticidas de ningún tipo, y el resultado fue muy favorable:

En estas condiciones extremas, bastante improbables en la realidad, un 92,7% del grupo de los vacunados no desarrolló la leishmaniosis sintomática.

No está mal, ¿verdad?

¿Y cuando se puede poner?

Ante todo deciros que, previamente a la vacunación, se debe hacer un test rápido de diagnóstico de la enfermedad. Si el perro sale positivo a leishmaniosis, no es recomendable la vacunación. Debemos entender que la vacuna es un método preventivo y no curativo, por tanto, no tiene sentido vacunar un animal que ya tiene anticuerpos de la enfermedad.

Una vez sabemos que el test es negativo, ya podemos iniciar la primovacunación, que consta de tres dosis subcutáneas.

La primera dosis puede administrarse a partir de los seis meses de edad.

La segunda y tercera dosis se administran a intervalos de tres semanas.

Posteriormente, sólo es necesaria una revacunación anual.

El consejo del veterinario

Cualquier medida es buena para prevenir esta enfermedad fatal. Por tanto, la recomendación del veterinario, para que tu perro no sufra la leishmaniosis es, lógicamente, vacunarlo, pero también utilizar medidas para evitar la picadura del insecto.

Sólo así, será casi imposible que nuestros perros se infecten con el parásito.